Dublín en un fin de semana

¡Hola Viajeros! Tras este tiempo de obligado parón para todos vuelven los viajes fuera de nuestro país de origen… yo he sido un poco conservadora en este aspecto y he tardado un poquillo más de la cuenta en salir. El primer destino elegido ha sido Dublín, hay una combinación de vuelos perfecta desde Santander para aprovechar al máximo el fin de semana.

¿Qué necesitamos saber antes de viajar? (act. noviembre 21)

En primer lugar, deberíamos asegurarnos qué tal está la situación con el COVID19 en el país de origen y qué medidas necesitamos tomar a la hora de llegar a un nuevo país. En el caso de Dublín lo que necesitamos es:

  • Formulario de acceso a Irlanda, os dejo el link para que sea más cómodo https://travel.eplf.gov.ie/en
  • Un Certificado Digital COVID de la UE válido que contenga tu condición de vacunado, recuperado o, en su defecto, prueba PCR negativa realizada en las 72 horas previas a tu viaje
  • Si la prueba PCR se realiza en una clínica privada y su resultado no puede ser demostrado mediante un Certificado Digital COVID de la UE, se aceptará como válido un informe de la clínica en inglés. 

También señalar que es importante saber qué necesitamos para nuestro regreso a España, en este caso el formulario que os dejo en el enlace a continuación https://www.spth.gob.es

Y ahora, una vez que hemos puesto un pie en Dublín ¡empecemos con la guía!

El primer día, llegamos a mediodía por lo que tuvimos toda la tarde para dar el primer paseo por Dublín. Tras nuestra llegada al hotel Maldron Hotel Parnell Square, muy recomendable; buen desayuno, buenas habitaciones y servicios y muy buena localización.

Empezamos caminando por O’connell Street donde vimos la General Post Office comimos en Eddie Rocket’s y llegamos hasta el puente O’connell.

Tras una buena comida, decidimos dar un paseo hasta la hora de nuestra visita en la fábrica Guiness. Caminamos bordeando el río Liffey, para cruzar por Happeny Bridge, justo en frente entramos en la zona de Temple Bar donde aprovechamos para callejear por sus calles disfrutando de la decoración navideña.

Nuestra siguiente parada fue la Catedral de San Patricio, Christ Church Cathedral y Dublinia. Y de aquí, nos fuimos directos a nuestra visita a la fábrica de Guiness, ¡no dejéis de visitarla! En nuestro caso cogimos la opción de visita a la fábrica con una consumición en el Gravity Bar, Entradas Guiness.

La noche la pasamos por la zona de Temple Bar, no dejéis de probar las hamburguesas de Bunsen, dicen que son las mejores de Dublín y tiene una carta muy curiosa en forma de tarjeta de visita.

El sábado, empezamos el día con un buen desayuno en el hotel y cogiendo el tranvía para llegar hasta Phoenix Park, justo al entrar al parque hay un puesto para alquilar bicis que recomiendo encarecidamente ya que es el parque más grande de Europa. Tras un buen rato andando en bici por el parque encontramos los renos, ¡es algo realmente increíble! poder verlos de tan cerca, ver como se acercan a ti… una buena experiencia, sin duda.

Phoenix park

Volvimos al centro en tranvía de nuevo y nos acercamos caminando hacia la estatua de Molly Malone y aprovechando para tomar algo y recargar pilas en alguno de los bares que hay por esa zona. Tras esto nos fuimos a comer al Tang Café, no dejéis de visitarlo, increíble de verdad! Muy cerca además de nuestra siguiente parada, Saint Stephen’s Green, parque natural al final de Grafton Street. En esta zona no dejéis de entrar en el centro comercial, es increíblemente bonito.

Tras disfrutar de la calle Grafton Street con sus numerosos espectáculos de música decidimos ir a hacer cola para entrar en el famoso Temple Bar. No exagero si os digo que estuvimos más de una hora haciendo cola en las frías calles de Dublín para poder entrar. Aunque también os digo, ¡lo merece!, al bar no le falta un detalle y puedes disfrutar de música en directo, aunque también en la mayoría de locales de la zona.

Por último, el domingo, lo dejamos para visitar el Castillo de Dublín y sus jardines y la Trinity College. Siendo sinceros, me parece que tiene un precio totalmente desorbitado, son 18€ para unos 10-15 minutos de visita, pero os dejo las entradas.

Dublín me ha parecido una ciudad con mucho encanto y muy bonita, aunque me ha sorprendida lo sucias que están sus calles y la cantidad de gente sin hogar y con problemas con las drogas que se puede ver. No es una ciudad peligrosa per se, pero es una pena que se encuentre en esta situación para con sus ciudadanos.

¡Me encantaría escuchar vuestras opiniones sobre la ciudad! ¡Nos leemos pronto viajeroxs!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: